Bocetando la primavera


Soy una persona ritualista. Me gusta celebrar los ciclos de las cosas. Los equinoccios y solsticios son muy importantes para mi, porque la naturaleza se revoluciona y sostengo que sintonizarnos con esos cambios es lo mas sabio que podemos hacer para que las cosas "marchen".
Los pasados equinoccios hice piezas conmemorativas como estos pendientes y estos otros. La idea de los aros me parecía muy justa por aludir al hecho que en estas fechas, el hemisferio sur y el norte, estamos a la misma distancia del sol. De allí que los equinoccios, me suenan a balanza... a equilibrar.
Estos días fueron húmedos, hubo lluvias intensas. sirvió para que, por si hacia falta, la tierra se removiera y al salir el sol, todo brotara.

"...el sol arriba del cielo, alumbra todo y se ve lo bueno y lo malo, atención..." me dijo el I Ching... y si.

Se me inundó la cabeza de ideas, se atropellaron unas con otras, mi biorritmo se lanzó en una pendiente que aún no se a dónde me conduce, pero va como una flecha, revolucionando todos los espacios físicos y  sutiles. Se avecinan cambios, que aunque en la superficie no se perciban, si apoyo mi oído en la tierra puedo escuchar las placas tectónicas de mi corteza terrestre tronar.

Me puse a trabajar, como una tormenta, en las piezas para celebrar este equinoccio -cuando no se encuentran las respuestas en las palabras bien vale buscarlas con hechos-. Algunas pistas que encontré con respecto a mis inquietudes actuales, fueron con respecto a lo dimensional. Puede que esté en el punto de inflexión en el que quiero salir del plano y lograr piezas con recorrido visual en tres dimensiones. Quiero texturas y volúmenes. 
Una y otra vez vuelvo a ser esa que no sabe nada acerca de lo que viene, me lleno de incertidumbre y angustia: qué privilegio ser un aprendiz regular! Aunque cueste, se que vale.

Después de destapar muchas ollas, caminar, escribir, finalmente redondeé una idea. Estuve entonces trabajando en prototipos de piezas. Esta es una gran ganancia de este último tiempo: menos ansiedad y mas planificación; el permiso para experimentar y equivocarme. Y cuando estaba en el clímax del proyecto... la garrafa de mi soldador se quedó sin gas... qué irónico... me reí... acomodé el escritorio... pensé, no se puede forzar una flor a que se abra. 
Así que en un momento como ese, ¿qué mejor que armarse la mochila con mate, lona, cuaderno, lapicera, cámara y lanzarse al sol de un 20 de septiembre gaucho?




  



Encontré un árbol entre tantos y un sector iluminado por el sol, justo para mi lona. Me descalcé y sentí el frío del verde recorrer mis terminales nerviosas como saludándome. Cuántas veces no nos permitimos sentir... frío, calor, hambre, movimiento, soledad, silencio... estamos vivos! A veces pienso que nos conformamos con conocer una porción muy pequeña del gran espectro de posibilidades que ofrece la vida. Y cuando hablo de posibilidades de experiencia, no me refiero a "hacer" nada en particular. Sino simplemente estar y darle la vuelta a las circunstancias en 360°... y la vida se encarga del resto... pero hay que prestarse a la experiencia, eso sí es nuestro trabajo.

Estando acostada en el pasto, boca arriba, a los pies de un árbol, cerré los ojos y pude diferenciar el calor del sol en mi cara siendo apagado por el frío del viento... el olor a hierba... jugando con mis dedos entre el pasto encontré una ramita, la mordí: eucaliptos. 
Abrí los ojos y vi un pajarito mirándome fijamente. Me causó gracia su aparente expectativa. Sacar la cámara hubiera sido muy agresivo, así que sólo nos miramos. Dio dos saltitos, picó el suelo y volvió a mirarme. Juraría que esperaba algo de mi. Lamento que él no tomara mate. Pronto, se alejó.
Miré hacia arriba ese árbol que me compartía su espacio; lo recorrí, era tan bello! sus detalles parecían cuidadosamente elegidos. Ojalá algún día pueda hacer una joya tan bella como ese árbol.

Cuando estoy cerca de la naturaleza me siento completa, confiada, segura. Me gusta su frescura verde, sus cortezas secas... cómo huele, como brilla... como se muestra y mas aun, como se oculta... La admiro. Es un gran amor de mi vida. Me hace ver que tengo cosas esenciales que aprender, como por ejemplo, agarrar una araña y dejarla caminar desde la punta de mis dedos de la mano derecha, hasta la punta de mis dedos de la mano izquierda, sin morir de espanto. 
En fin, sigo siendo una aprendiz.
Qué suerte, tengo toda una primavera por delante.

"...el Tao siempre fluye. Cuando actúa, nunca desborda. Es un abismo, como el origen de las cosas..."
Lao Tse


¡Feliz nuevo ciclo!

11 comentarios

  1. ¡Cómo me gusta leer lo que escribís! ¡Me encanta!!
    estoy ansiosa por ver la joya,
    mburucuyá (tranquilidad) o flor de loto, padma (pureza, llega como una bendición para mejorar una situación)?
    ¿con qué vas a sorprendernos?
    como siempre: hermosas tus fotos
    Besos




















    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tia! Estamos work in progress. No sabia acerca del mburucuya ese significado! qué lindo!

      Eliminar
  2. Que linda la bienvenida que le hiciste al nuevo ciclo.. me encantan tus rituales! :-)
    Bellas fotos!
    Buen lunes..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una bienvenida espontanea! Mas bien diría que ella me dio a mi la bienvenida, me introdujo en su encanto ;) Feliz primavera!

      Eliminar
  3. qué lindo comenzar el dia leyendote!!! siempre es un aire fresco y renovador recorrer tu percepción de la vida! te amo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y leerme, ademas de escucharme y estar. ♥

      Eliminar
  4. completa, confiada segura, que alegria me das!!!....
    Amo la flor de mburucuyá, y saber que representa la tranquilidad me hace amarla aun mas... bella, sencilla y salvaje (te suena?)

    ResponderEliminar
  5. Que lindo boceto...!!!! Gracias!!!!! Muy feliz estación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz para vos también! y que en tu campo encuentres menos frío y mas flores!

      Eliminar
  6. Maravillosa tu apertura a fluír a lo que se presente! Saliste a llenarte de verdes y sol... y al otro día llovería... . O sea que viviste el presente a pleno!!. Yo siento que sos una aprendiz-maestra.
    Gracias hermosa por compartir estos retazos de tu vida!!!

    ResponderEliminar

© SubliMeli
Maira Gall