Sola en el Salto












Esa mañana fui al salto, sola. Era nuestra primera cita a solas. Debe haber una constante grabada en el inconsciente humano de "ir hacia el agua".
Estaba ansiosa por ir. Lo imaginaba.

Cuando éramos chicas, ir al salto era el gran acontecimiento: esperábamos la hora después de comer y "hacer la digestión"; luego el bullicio, ponerse las mallas, preparar la vianda, tereré, chipa...
Recuerdo ir caminando, entrar en la callecita que lleva al salto y escuchar el agua cada vez mas fuerte a medida que llegábamos... el musgo en las piedras, los resbalones, el agua fría, los dedos arrugados, las lastimaduras en los pies, las expediciones arriba de la cascada que parecía "iguazu"(agua grande). 
Y cuando esa cueva viva de vegetación selvática se comía el sol (antes de que caiga), ese, era el momento de irse.
Crecimos, y ya no fuimos al salto. Lo cambiamos por la pileta del club, tibia y cristalina. Confortable.
Luego pasaron muchos veranos en que ni el salto, ni Misiones supieron de mi.
Pero Misiones tiene ese calor, esa humedad que mantiene las cosas vivas... Creo que mi "flora interior" esta tapizada con la vegetación de esos recuerdos vivos.

Entonces esa mañana fui.
Bajé por el pueblo, crucé la ruta, entré en esa callecita... ya lo escuchaba rugir... o era mi corazón?
Ahí estaba, el oasis. Solitario.
Bajé las escaleras y se cruzó por delante mio una mariposa trasparente. Hey! Nunca había visto una en persona! Qué maravilla! No se dejó fotografiar. Es uno de esos regalos que son "para el espíritu".

Me senté. Me sentí... completa.
El clima estaba cálido, yo vestía una remera sin mangas y la brisa me rociaba con el agua de la cascada. Estaba algo nublado y el sol parecía inspirar y exhalar.
Quería escribir, pero había mucho por decir, sensaciones envolviéndome como el sonido del agua que ocupaba todo el espacio.
"...si viviera aquí, éste sería mi remanso. Es maravilloso, gracias... (escribí "gracias" y el sol asomó por las nubes)"

Me descalcé, y mojé los pies en el agua. 
En un momento, un contingente de turistas llegó; no los oí, los vi de repente detrás mio. Eran 20 o 30 personas, sacando fotos y moviéndose por todo el lugar... Volví mis sentidos al agua, su brillo y su fuerza. Hay una rueda antigua que me dijeron que solía usarse para producir energía eléctrica. No se si es así, pero permanecer en ese sitio carga de energía a cualquiera, eso seguro. Pensé en la rueda como metáfora de los ciclos de la Vida; y que volver a estar ahí, era como una vuelta a la rueda de Mi vida.

Miré a mi alrededor -no se cuánto tiempo pasó- pero estaba completamente sola otra vez. 
Me deslumbra el poder que tiene el planeta para abstraerme del mundo. Redención natural. Homenaje a la eternidad.

Me hubiese quedado todo el día. Aunque lo que estuve bastó. Acaricié el agua una vez mas... Gracias y hasta siempre.

"...ya me siento tan fresca como la hierba y liviana como una mariposa..."

13 comentarios

  1. Cuanta necesidad de agua estamos teniendo en este momento!! de alguna manera capaz es una señal de que ya nos llega...Ojalá! Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo, es tan necesario acercarse al agua... Además te leo con río, tereré y chipá y me viene ese sabor a agua dulce, esa frescura de río, el barro y las piedras en los pies, el uruguay no es un río, es un cielo azul que viaja y pah, soy de mar, nací frente a la playa, pero el río el río el río... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A sí que Renata nació en la playa!

      Besos
      Ana

      Eliminar
  3. OHHHH! también estuve ahí!!!

    trabajo en un programa nacional de desarrollo infantil y hace unos años me "tocó" acompañar algunos espacios en la provincia de misiones... ahora soy "cuyana" y me tocan otras geografías...

    la última vez que fui (aunque no sabia que era la última) me saque las zapatillas y meti los pies en el agua... y de ahí subimos un poco más (hasta El dorado) y por la noche ocurrió la tormenta más tropical y continua que viví en toda mi vida :)

    Besos
    y gracias por traerme estos recuerdos y sensaciones...
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Que belleza de lugar..iria con mis acuarelas a dibujar el paisaje!! :)
    Hermosas fotos

    ResponderEliminar
  5. hermosura! ame la tonalidad de los marrones! =)

    un post fresco!!! =)

    besos

    ResponderEliminar
  6. Genial!!! bellas fotos.. que lugar mágico.. y tus palabras como siempre también lo son..
    beso

    ResponderEliminar
  7. me transportarste ahi mismo, a mis 6 años, a cruzar medio país y ver parte de mi historia, un viaje en tren, la humedad,la vegetacion y la tierra colorada que vió a mi padre crecer!!
    gracias...
    hermoso tu relato ♥

    ResponderEliminar
  8. Para quedarse todo el dia disfrutando de ese lugar magico e increible.
    QUe lindos colores... hasta te mimetizas con el lugar.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  9. Rugían ambos; tu corazón y El Salto :)
    Abrazo hermosa!

    ResponderEliminar
  10. Hola bellezas! No se qué tipo de desperfecto sufre Blogger, que no puedo contestarles a cada una sus comentarios como quisiera.
    Y es que esto es una conversación... o no? Así que, aquí estoy!

    Lu: cuánto me apena que nuestros bosques cordobeses, de los cuales vos estas mas cerca que yo, estén sufriendo el fuego. Realmente, esta es una noticia que me llenó de amargura estos días desde que me enteré. Ya llega! Ojala!

    Renata: yo creo que nos acercamos al agua, porque es el tiempo natural en el que, por lo menos en el hemisferio sur, se derrite la nieve en los picos altos, las aguas bajan y se conducen al mar.. por los ríos! Por eso son los dulces mensajeros; nos llaman a despertar.

    Jor, Anne, Ro, Estrellita, Andre:
    ...energía, creatividad, colores, frescura, magia... todo eso quería trasmitirles! Lo logré!

    Limón (hey, que no te llamas asi peeero...): aquí otra parte de tu aventura en Capiovi! También recuerdo esas tormentas tropicales, de gotas grandes que levantan el calor del suelo de lajas... y ese perfume!

    Ali: otra que viaja conmigo, pasado-presente, a la tierra que - y ya no tengo dudas - hace crecer las cosas que la habitan.

    Yekita: aún me queda trecho para recobrar el rugido uno con la naturaleza... tendré que seguir probando, viajando, y buscando formas de mantenerme cerca de ella. Mas...

    Besos a todas!

    ResponderEliminar
  11. Que lugar soñado!! Pero no podría revelarse su belleza si tu alma no estuviese abierta a sorberla. Venimos del agua... será eso que hace que la busquemos tanto... .
    Que maravillosos son esos momentos de soledad en el buen sentido: de intimidad con uno.
    Que increíble la mariposa!
    Besos alados a tu alma voladora!!

    ResponderEliminar

© SubliMeli
Maira Gall