Lo que se teje detrás






No se nada de maternidad, aun. 
Pero sí, desde esta última etapa de embarazo, de despedida, hay algunas cosas del "prepararse para" que con ayuda de mis "significant others" aprendí y puedo decir.

Es mucho lo que se teje en el curso de gestar vida y es difícil seguirse el hilo. No son sólo rosas.
La mujer que se prepara para ser madre encuentra en esta transición sus propias apreciaciones que son únicas y muy personales, pero siempre se debate entre lo conocido y lo desconocido, la vida y la muerte, lo que fue, es y será. Esta creciendo a nivel individual y si tiene la suerte de un compañero a su lado, también esta creciendo de a dos -y mas aun cuando es su primer experiencia, para ambos construir el 3-.

Eventualmente me sorprendí debatiendo si rendirme a la transformación, habiéndose ésta ya puesto en marcha inevitablemente, envolviéndome en su capullo; y esa sorpresa no fue del todo grata, sino mas bien la evidencia de una disociación de mi mente-cuerpo-espíritu, reclamando con un estruendo nuevos cánones en mi orden interno.
El cristal con el que veía el mundo revolucionó sus partículas, devolviéndome un reflejo de mi misma desordenado...
El paradigma de masculinización en el que vivimos sumergidos, penetrando sin permiso ni tacto, hasta en las tramas mas sutiles. Nada nuevo, lo de siempre, pero se sentía abrumador muchas veces. 
..."son las hormonas", "ah..si, son cosas de embarazada", "estas sus-cep-tible!", "te puso malita el embarazo eh"...
Al principio no fue cómodo en lo absoluto.

Y ahí estaba yo, una indefinida yo, con mis sentimientos y pensamientos. Contrastes y paciencia. Con la energía de la vida que brota caóticamente, desbordante de creatividad, milagro y fuerza, pero demasiado frágil y emocional como para el papel extrovertido que exige el intercambio con el mundo.

..."la obra se llevará a cabo, por el progreso, a su tiempo"...
Codón 5

Llegando al séptimo mes, la atmósfera cambió por completo. El cuerpo empezó a reclamar descanso, los sentidos paz nocturna, las emociones ser oídas. Por ahí se escuchó el susurro de "lo que necesito me lo pido a mi misma"... y el consejo y la guía no tardaron en llegar. 
Ella me habló de que la oportunidad de ser mamá de Boris era mucho mas inclusiva de lo que pensaba; podía también ser la oportunidad de "empoderarme" como madre de mi misma. 
El proceso empezaba a dejar ver sus primeras luces, que me remitieron a mi vivencias hasta el momento para reverlas desde otro foco. En ellas me descubrí como una mujer mas resolutiva, animada, honesta y mi voluntad se me reveló con fuerza y confianza en el camino. Mi camino.


..."grande es el tiempo de los contrastes"...
Codón 38

Entonces, la empatía... la paz... la respiración tibia en la garganta relajada... elegí darme ese regalo, esa caricia que se desliza por mi y se extiende mas allá de mis contornos, reconciliándome en las diferencias.

Eso, y la comprensión del nacimiento como revolución del entorno del que forma parte y de que, sea como sea, todo lo recibido desde afuera, es un dar. No importa qué, ni cómo quiera (o pude) calificar ese dar hasta entonces... Es eso. Un dar. Y dentro del contexto de quien da, puede haber una carga de miedos, falta de dirección, dolor, proyección... Naturalmente.
No los necesito. Igual los agradezco, porque en el contraste surge el elemento armonizador que me marca el rumbo hacia las certezas de lo que sí necesito
Y no hay mayor bendición que decirse a uno mismo sus propias verdades! Porque "biendecirse" es una forma de esclarecerse -primero hacia adentro y luego hacia afuera- y hay momentos trascendentales de la vida en los cuales, es mejor contar con un asidero de verdad y claridad interior.

- 8 meses con Boris -

Poco puedo decir de ser madre, aun. Pero cuando hoy veo a una mujer embarazada, con seguridad puedo saber que la fuerza que se teje detrás, incluso bajo una apariencia vulnerable o defensiva es, no sólo la que necesita para maternar, sino maternarse.

14 comentarios

  1. Que hermoso lo que haz tejido para nosotros hoy!...Si hay muchas cosas más que van a cambia y vas a entender cuando mires los ojito tierno de eses bebe...aún más vas a entender cada puntada. Bendiciones.
    Saludos
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme. La verdad es que solo puedo esperar que la experiencia me trascienda, todo lo demás será único seguramente!

      Eliminar
  2. Es así hermosa madre :)
    El tres es un buen número para seguir tejiendo. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo Yekita! Gracias por estar ahi! ♥

      Eliminar
  3. Que interesante reflexión sobre lo que estas atravesando. Yo ahora estoy transitando la última etapa donde la presión familiar empieza a especular como si nuestro cuerpo fuera un relojito exacto. A veces te miran como un conejito de indias y predican sus verdades sobre el papel de la mamá y el momento del parto. Yo espero por mi parte, que las cosas se den naturalmente y sin presiones. El cuerpo sabe lo que hace y no necesita recetas mágicas para inducir un nacimiento.
    En los ultimos meses uno se siente cada vez más relajado, y con más confianza para lo que esta por venir. No se si serán las hormonas, la cabeza te da un giro y uno cae en la cuenta de que va a ser madre. Será un trabajo duro? siii, seguramente pero somos fuertes y podemos afrontarlo.
    De cualquier forma, el click se dará cuando nazca ese bebe...todavia uno no cae en la cuenta y eso que ya estoy llegando a la semana 40.
    Te mando un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, y es que hay muchos clichés dando vueltas. Seguramente, como decís, es un proceso holistico, que en todos los niveles nos prepara, desprendiendo nuevas formas de sentir, expresar... otras prioridades, necesidades. Esto POR AHORA, en la próxima temporada de esta misma serie, veremos lo que nos espera con los pequeños en brazos ;)

      Eliminar
  4. hermoso, fuerte, lleno de misterios de sorpresas, lo que se va tejiendo en nosotras! hermosas palabras amiga! Los amo ! estos pequeños que nos sorprendieron, que nos re descubrieron, es tan intenso, gracias por tus palabras! gracias por estar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga! nosotros también los amamos! Gracias a vos por estar por todos lados, siempre cerca ;)

      Eliminar
  5. Cuantos hallazgos!! claro esta que de NADA sirve la opinión ajena, cada nacimiento es un milagro de por sí, Que bueno que te reivindiques como madre de Boris y acunarte a vos misma dejando que fluyan los sentimientos, creo que es lo más sano o lo más honesto, o ambos.
    Consolidacion y reconcialiacion.
    Toda la luz para estos tiempos que corren, sin prisa....beso ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos lo dijiste! tal como lo hablamos al principio de mi embarazo y como ya lo habíamos hablado cuando vos pasabas por la misma experiencia te acordas? Gracias por compartir la luz juntas!

      Eliminar
  6. Sin duda que un periodo de muchas reflexiones, debe ser toda una revolución interna.
    Las fotos estan preciosas, que lindo ver esa pancita ya tan grande.. falta poquito!!!
    beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrellita! es una revolución personal si una se la permite vivir! y yo tengo suerte de ademas tener el mejor compañero de viaje para transitarla ♥ falta poquito! Besotes!

      Eliminar
  7. Bellísimas y profundas tus palabras! me llegan al alma mas que nunca. Y a vos se te ve hermosa! que bien te queda Boris!!!!!

    ResponderEliminar
  8. :) Tal cual, lo mismo cuando estamos transitando nuestra luna, es un momento del ciclo muy especial, y es una lástima que lo hayamos desacralizado, que queramos y debamos vivir como si nada pasara cuando estamos sensibilizadas, doloridas, en un transe que ni siquiera nosotras nos permitimos vivir. Creo que esto es lo mismo, la experiencia de ser mujer es banalizada, cuando justo en el momento de gestar, de llevar en el vientre a nuestro hijo, y de estar preparándonos para ser madres, es más que evidente y entendible que haya una hipersensibilidad, introspección, revolución interna preparándose para la que vendrá. Me duele mucho cuando oigo comentarios del tipo "son las hormonas", como desacreditando los sentimientos, la percepción y los juicios de una mujer embarazada o menstruando. Pero primero debemos nosotras respetar esos procesos, amarlos, abrazarlos, bendecirlos y considerarlos sagrados y especiales. No, no estamos como siempre, porque pasan cosas muy trascendentes en nuestros cuerpos y nuestras almas. El embarazo y los días de la menstruación son momentos sumamente especiales, donde la conexión con nuestro cuerpo nos demanda, desde el dolor, desde la pesadez, desde la sangre, la presencia de nuestra femineidad se nos impone y no es fácil si no nos hacemos amigas y lo tomamos como una oportunidad. Dicen que son grandes momentos para meditar!
    Yo estoy segura que si nosotras tomamos conciencia de esto, nos amigamos, hablamos, lo vivimos de lleno, compartirlo con los demás es más fácil, como todo. Primero entenderse una, luego comunicarlo. Me alegra mucho que tengas un compañero digno de tu aventura :)

    ResponderEliminar

© SubliMeli
Maira Gall