Conocer la selva


































* el paisaje de mi infancia tiene huellas de pies descalzos en la tierra colorada. Son recuerdos cálidos, de 30 grados a la sombra, agarrotados de detalles coloridos, texturados, olfativos, rebosantes de vida como la selva. Son de esas cosas especiales que uno guarda en el corazón. Es curioso cómo uno no se hace a la idea de cuán vivos están esos recuerdos... hasta el momento en que se tiene un hijo y las infancias se encuentran.

3 comentarios

  1. Las hojitas otoñales en el agua!! Y Boris jugando con el agua, qué hermoso y grande está!

    ResponderEliminar

© SubliMeli
Maira Gall